Ajua Tours

Tours a Monterrey

Vuelvo a mi querido San Juan

Por segunda vez en mi vida estoy en San Juan del Río, Querétaro, una lugar extremadamente bello y que tiene un significado especial para mí, pues fue el primer lugar al que salí de vacaciones. Mi familia era de una clase media, con problemas económicos y por eso no teníamos la posibilidad de viajar, yo lo entendía y no les exigía que me llevaran a conocer algún lugar, estaba conforme de la forma en que vivíamos. Sin embargo, mis papás se sacrificaron para meterme en una escuela de paga, donde tuve muchos amigos con mejor posición económica que yo. Uno de ellos se llamaba Diego, con quien me llevaba de maravilla y fue él quien me invitó a este hermoso lugar.

Recuerdo que viajamos en la camioneta de su padre, una de último modelo de ese entonces y muy cómoda, pues no sentimos las horas que hicimos para llegar a la casa que tienen allá. El lugar era pequeño pero con un jardín inmenso, incluso tenían alberca y un jacuzzi. Quedé sorprendido de lo que se podía hacer con el dinero y la felicidad que daba. No por lo material, sino por la convivencia que se generaba en aquel lugar. En verdad era bellísimo.

Desde ese entonces me prometí que en cuanto pudiera empezar a trabajar ahorraría todo el dinero posible para llevar a mis padres de viaje o incluso comprar una casa fuera de la Ciudad de México. Así transcurrieron los años y mientras estudiaba, trabajé en lugares donde me daban poco dinero pero servía para ahorrar. Eso me enseñó a valorar el dinero y ahora puedo presumir que mis padres tienen una casa aquí en San Juan del Río, Querétaro, y yo una en Baja California. Además nos vamos de vacaciones familiares mínimo una vez por mes, aunque sea sólo un fin de semana.

Hacer de lo viejo, nuevo arrow-right
Next post

arrow-left Cómo los Millennials están moldeando el futuro de los viajes de negocios
Previous post